Casa de Acogida

 

casa de acogida

QUÉ HACEMOS


Recogemos de la calle y la miseria niños huérfanos o abandonados. Los curamos, les damos de comer, los vestimos, los alojamos y les damos estudios. Además de los cuidados básicos, que les permiten recuperarse de la desnutrición y las enfermedades que traen, apostamos por la educación como medio para superar el atraso en el que se encuentran.

Construimos un espacio de tolerancia en el que cuidadores y acogidos, procedentes de etnias diferentes, con creencias y tradiciones distintas, conviven en paz, sin exclusiones. Nuestra Casa es un ejemplo de fraternidad entre los distintos pueblos y credos, muestra de la riqueza cultural de la región y de Kenia, y sirve de estímulo a las distintas tribus a las que atendemos.

Les inculcamos a los niños el valor de la amistad, la cooperación y la tolerancia. Queremos que con nosotros superen los malos tratos, la explotación laboral y los frecuentes abusos propios de las familias deshechas de las que proceden. Aquí recuperan la salud, aprenden la importancia de los estudios y ven por primera vez la posibilidad de un futuro diferente a la marginación y la pobreza que les han tocado sufrir hasta ahora. Con el mismo empeño procuramos que sean felices.

saber más


Durante años hemos trabajado en una casa alquilada, conocida tanto en el pueblo como entre nosotros por Torre. Allí les dábamos de comer, los cuidábamos y les ayudábamos a estudiar. Y el número de niños fue creciendo hasta superar el centenar.

Nos mantuvimos en Torre tanto cuanto pudimos, pero desde el principio habíamos sentido la necesidad de contar con dormitorios propios pues los niños volvían por la noche a sus chozas y en muchos de ellos se producía un retroceso de lo conseguido durante el día. Allí seguían las infecciones y los parásitos, los malos tratos y los abusos que con la acogida pretendíamos evitar.

Desde 2007 hasta ahora, en la shamba, un terreno próximo al pueblo, hemos ido construyendo la nueva Casa que cuenta ya con tres dormitorios, uno para pequeños, otros para niños y un tercero para niñas, un edificio para cocinas, comedor y oficinas, y espacios para la guardería y preescolar y para los deportes y juegos de todos.

La mitad de nuestros niños, los abandonados y los más expuestos, viven ahora en nuestra Casa, el resto vuelve con sus familias a dormir pero pasan el día en la shamba o entre la shamba y el colegio. En estos casos nos preocupamos de mejorar las condiciones de vida de sus propias chozas.

 

Colabora con Anidan

 
  • Hazte socio de ANIDAN y participa en la atención integral que ofrecemos a nuestros niños. Desde aquí contribuirás a mantener todos los programas.
  • Hazte padrino o madrina. Asegura la alimentación, cuidados médicos, atención personal, alojamiento (cuando es necesario) y el resto de las necesidades básicas de tu apadrinado. Recibirás inicialmente un informe general y periódicamente uno anual, además de fotografías actualizadas que te permitirán seguir la evolución del niño.
  • Haz una donación,con la cantidad que elijas, tu donación será una ayuda esencial para el desarrollo e incluso la supervivencia de nuestra Casa de Acogida, nuestro Hospital y nuestros programas.
 
 

También puedes usar el servicio de PayPal: